background image
Trabajar para vivir
y vivir para gozar
más
cerca
la gran pantalla ha mostrado siempre sin tapUjos las más altas y bajas pasiones
empresariales, las aspiraciones de directivos, empleados o emprendedores. la
mayor parte de las veces con Un espíritU crítico, pero a la vez constrUctivo. así ve
el séptimo arte el mUndo empresarial y las relaciones laborales.
EL MuNDo DE LA EMPRESA A FoToGRAMAS PoR SEGuNDo
Texto: Pablo almera
hollywood ha sido especialista en plasmar
en multitud de películas y casi siempre a un
ritmo estresante ­como no podía ser de otra
forma en este caso­ las dos caras del mundo
empresarial. Estos son solo algunos de los
títulos que ofrecen algunas memorables se-
cuencias de las que es casi imposible no ob-
tener unas interesantes enseñanzas.
En 198, George Cukor reunió a Cary
Grant y Katharine hepburn, y el resultado
fue Vivir para gozar (Holiday). En la película
no aparecen ni despachos, ni secretarias, ni
salas de reuniones, ni oficina alguna, pero en
cada secuencia reverbera el latido de las al-
tas finanzas neoyorkinas y la posibilidad de
alcanzar la cima de la escala social supedi-
tando la vida al trabajo. Johnny Case (Cary
Grant) es un hombre hecho a sí mismo y se
revela como un mago de las finanzas... Pero
no solo de cotizaciones, compras y ventas
vive el hombre. La lectura de la cinta es clara:
el éxito laboral lo será si no te esclaviza; no se
vive para trabajar, se trabaja para vivir y, ade-
más, intentando gozar de cada minuto.
1, 2, 3... Comedia imprescindible para
cualquiera que guste del buen cine. Billy Wil-
der hace una tronchante disección del mun-
do capitalista y, sobre todo, comunista sir-
viéndose del directivo (James Cagney) de
una gran empresa (Coca Cola) que, además
de con las responsabilidades propias de su
cargo, tiene que lidiar con otras varias añadi-
das ­impagables­ como son en este caso los
caprichos de la hija del `gran jefe'.
`arMas de Mujer'
Imposible no hacer mención a Armas de mu-
jer (Working girl, 1988). Mike Nichols se deci-
de por una comedia ácida para redondear
una historia de traiciones, aprendizaje, y, so-
bre todo, superación. El atractivo añadido es
que lo hace desde el punto de vista de las
trabajadoras que, por el mero hecho de ser-
lo, tienen que doblar sus méritos para llegar
al mismo puesto que los varones. Aunque se
ha avanzado en el camino a la igualdad, Me-
lanie Griffith sigue siendo un modelo en su
particular lucha con Sigourney Weaver, en su
Para todos los gustos
El secreto de vivir (Frank Capra, 196)
Ciudadano Kane (orson Welles, 191)
Wall street (oliver Stone, 1987)
Big (Penny Marshall, 1988)
Tucker, un hombre y su sueño (Francis Ford Coppola, 1988)
Recursos humanos (Laurent Cantet, 1999)
En tierra de hombres (Niki Caro, 005)
Ë
Ë
Ë
Ë
Ë
Ë
Ë
ambición por prepararse profesionalmente
junto a harrison Ford.
¿hay algo más duro que un mal ambien-
te de trabajo? En Glengarry Glen Ross, David
Mamet, autor de la pieza teatral y a la sazón
guionista de la película dirigida por James
Foley en 199, deja ver que no.
Éxito a cual-
quier precio, subtítulo en castellano de la
cinta, es la clave. una cabina de teléfonos, un
bar y una oficina destartalada son los pocos
escenarios que hacen falta para mostrar la
dureza y la desesperación de unos vendedo-
res acuciados por sus superiores para conse-
guir vender. El que consiga un mayor núme-
ro de contratos, amén de las pertinentes
comisiones, será premiado con un Cadillac.
El que le vaya a la zaga, con un juego de cu-
chillos. El siguiente, será despedido. un es-
pectacular elenco de actores como Al Paci-
no, Ed harris, Kevin Spacey, Alec Baldwin, y
con Jack Lemmon a la cabeza, consiguen
que el espectador dé gracias por contar con
su trabajo actual. Sea cual sea.
Paul Weitz, en 00, contó en in Good
Company con Dennis Quaid, Topher Grace y
Scarlett Johansson para recuperar la esencia
de las comedias con moraleja, que no mora-
lina. Dan Foreman (Quaid), un profesional de
contrastada experiencia y fidelidad a la em-
presa, en plena madurez laboral sufre un
shock: le `promocionan' a adjunto de un eje-
cutivo al que dobla la edad, que viene con
un maletín cargado ­se supone­ de empuje
y ­se comprueba­ despidos. Foreman se sal-
va de la quema; en parte, y aunque él no lo
sabe, porque su imberbe jefe se ha enamo-
rado de su hija... una comedia que deja
buen sabor de boca y un aviso para nave-
gantes (emprendedores, directivos o conse-
jeros): no infravalorar a los profesionales por
cuestión de edad (añádase condición, raza o
sexo); la savia nueva no siempre favorece el
crecimiento. El trabajo en equipo y la cama-
radería son parte del valor añadido de las
empresas, y hablar claro trae más satisfaccio-
nes y dividendos que disgustos y pérdidas.
Es casi
imposible
no obtener
interesantes
enseñanzas de
estas películas
y españolas...
Smoking room (J.D. Wallovits, 00)
Crimen ferpecto (Álex de la Iglesia, 00)
El método (Marcelo Piñeyro, 005)
Casual day (Max Lemcke, 007)
... Y
Los lunes al sol (Fernando León, 00).
Ë
Ë
Ë
Ë
Ë
más
cerca
| PRIMAVERA 011
comunicación
crk
crk
PRIMAVERA 011 |
más
cerca
La empresa y el séptimo arte
más
cerca