Portal de Correos - Emisiones de sellos

ENVIAR ONLINE

Envía documentos desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar con la misma validez legal.

Burofax

Enviar documentos de forma urgente y segura

Enviar Burofax Online

Carta

Envía una carta digital, ordinaria o certificada

Enviar Carta Digital

Tarjeta Postal

Enviar postales digitales a través de internet

Enviar Postal Digital

PREPARAR ENVIOS

Imprime tus etiquetas y paga tus envíos antes de ir a tu oficina de Correos

Paq Premium

Entrega en 24/48 horas, según origen destino

Preparar Paq Premium

Carta Certificada

Garantiza la recepción mediante firma

Prepara tu Carta certificada nacional

Notificaciones Administrativas

Servicio indicado para comunicaciones legales

Prepara las Notificaciones

PODEMOS AYUDARTE

Emisiones

Emisión

Patrimonio Mundial. Cueva de Altamira

  • Fecha de emisión: 27/04/2015
  • Procedimiento de Impresión: Calco +Offset +barniz + microrreliev
  • Papel: Engomado
  • Tamaño del sello: 32 mm diametro
  • Tamaño de la hoja bloque: 150 x 104,5 mm
  • Nº de sellos por hoja bloque: 1
  • Valor postal de los sellos: 3,00 €
  • Tirada: 280,000
  • Temática: Cueva de Altamira
  • Tirada bloque: 280,000

Altamira

       Ver también “Sobre de Primer Día”    y     “Matasellos”

        Ver también “Prueba de artista”

        Ver también “Estuche con: sello + prueba artista + moneda”


La Cueva de Altamira, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1985, es el motivo de esta emisión formada por una hoja bloque que, impresa con un ligero relieve para simular el original de la caverna, reproduce una de las pinturas rupestres más conocidas. En el sello aparece la moneda de la Cueva de Altamira puesta en circulación en 2015.

Situada en el término municipal de Santillana del Mar (Cantabria), la Cueva de Altamira fue el primer lugar del mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre durante el Paleolítico superior. El hallazgo fue hecho por el estudioso Marcelino Sanz de Sautuola, quien visitó la cueva por primera vez en 1875, época en que la ciencia oficial no admitía la existencia del arte en el periodo paleolítico.

Durante más de 20 años la comunidad científica internacional se negó a asumir la veracidad de las pinturas y entabló disputas sobre el tema, hasta que, en 1902, el prehistoriador francés E. de Cartailhac publicó “Mea Culpa d’un sceptique”, reconociendo el valor original. A partir de entonces la cueva se convirtió en el lugar de encuentro de los investigadores sobre la historia y la evolución del hombre.

La cueva tiene más de 270 metros de largo, con un trazado irregular por distintas salas, cubiertos de pinturas hechas hace unos 15.000 años. El más famoso es el techo de los polícromos, con figuras de grandes caballos de color rojo, bisontes, ciervos, toros, manos pintadas en positivo y en negativo, signos, puntos y otras representaciones. Para pintar utilizaron pigmentos naturales: los rojos o pardos eran obtenidos del óxido de hierro y el negro, del carbón, aplicados bien directamente o disueltos en agua. Para dar mayor volumen y sensación de relieve a las figuras, los artistas primitivos aprovecharon los salientes del techo y de las grietas. La cueva reúne unos 70 grabados en la roca y cerca de 100 figuras pintadas, constituyendo el yacimiento rupestre más importante de la historia de la Humanidad en el Paleolítico superior. En la misma se encontraron, también, objetos de sílex, huesos, restos de fauna y conchas que han servido para fijar la época de la cueva y de sus pinturas polícromas.

Próximo al yacimiento, y para evitar el deterioro del mismo, en el año 2001 se abrió al público el Museo de Altamira, que permite conocer cómo era la vida de los hombres en aquellos tiempos.

    Yolanda Estefanía. Biblioteca del Museo Postal y Telegráfico
 

Compártelo en tus redes