Portal de Correos - Zigilu-jaulkipenak

ONLINE BIDALI

Bidali dokumentuak edozein gailuren bitartez, edonon zaudela, kasu guztietan legezko baliotasunarekin.

Burofaxa

Dokumentuak premiaz eta segurtasun osoz bidali

Eskutitza

Bidali eskutitz digitala, arrunta zein ziurtatua

Tarjeta Postal

Posta-txartel digitalak Internet bidez bidali

BIDALKETAK PRESTATU

Inprimatu etiketak eta ordaindu zure bidalketak Correos-en bulegora joan aurretik

PAQ 48

Entrega 24/48 orduren buruan, jatorriaren eta helmugaren arabera

Gutun ziurtatua

Egiaztatu jaso dela, sinadura bidez

Notificaciones Administrativas

Legezko jakinarazpenak egiteko zerbitzu aproposa

LAGUNDU AHAL DIZUGU

Zigilu-jaulkipenak

Jaulkipena

TIC. Videojuegos. La Abadía del crimen (1987-2017)

  • Jaulkipen-data: 08/05/2017
  • Inprimatzeko prozedura: Offset + tinta termocrómica
  • Papera: Engomado
  • Zigiluaren tamaina: 21.245 de lado (hexagonal)
  • Paper-orriaren zigilu-kopurua: 6
  • Zigiluen posta-balioa: 0.60 €
  • Tirada: 180.000 mini pliegos
  • Mini-orriaren formatua: 162.8 x 162.8 mm

Abadia Crimen

TIC. VIDEOJUEGOS


Por tercer año consecutivo aparece la emisión TIC, este 2017, dedicado a los videojuegos y dentro de éstos se ha querido homenajear a un videojuego español: La Abadía del crimen debido a que celebra su 30 aniversario.
Esta emisión aparece en forma de  mini pliego ilustrándose gráficamente con el contenido de La Abadía del Crimen fomentando el juego se ha incluido tinta termocrómica que nos permite al deslizar el dedo por encima de los espejos (puertas) ir descubriendo 6 objetos diferentes que son las pruebas del juego real.  El mini pliego se completa con un guiño a la evolución de la tecnología siendo una parte pergamino y otra una pantalla de televisión.
En 1987 los sistemas microinformáticos habían invadido los hogares de España para quedarse. En uno de esos hogares de la Ciudad de los Periodistas de Madrid, se gestó el nacimiento de un videojuego  que rompería moldes.
Obra de Paco Menéndez y Juan Delcán “La Abadía del Crimen” no se limitaba a reproducir fórmulas y profundizaba en diversos aspectos de la programación que daban al código del videojuego un nivel sorprendente que Paco llevó hasta extremos insospechados en los apenas 128 KB de memoria que disponía el ordenador Amstrad sobre el que plasmó toda su genialidad.
Delcán por su parte puso literalmente los pilares constructivos de la arquitectura y grafismo de un videojuego portentoso por su diseño preciosista, complejo y repleto de finos detalles que marcaron a toda una generación de niños jugones cuya experiencia inmersiva en esa nueva video aventura aún hoy, treinta años después, no han olvidado.

Partekatu zure sareetan