Portal de Correos - Emisiones de sellos

ENVIAR ONLINE

Envía documentos desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar con la misma validez legal.

Burofax

Enviar documentos de forma urgente y segura

Enviar Burofax Online

Carta

Envía una carta digital, ordinaria o certificada

Enviar Carta Digital

Tarjeta Postal

Enviar postales digitales a través de internet

Enviar Postal Digital

PREPARAR ENVIOS

Imprime tus etiquetas y paga tus envíos antes de ir a tu oficina de Correos

PAQ 48

Entrega en 24/48 horas, según origen destino

Preparar Paq 48

Carta Certificada

Garantiza la recepción mediante firma

Prepara tu Carta certificada nacional

Notificaciones Administrativas

Servicio indicado para comunicaciones legales

Prepara las Notificaciones

PODEMOS AYUDARTE

Emisiones

Emisión

EFEMÉRIDES. III CENTENARIO DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

  • Fecha de emisión: 04/11/2011
  • Procedimiento de Impresión: Offset
  • Papel: Estucado, engomado, fosforescente
  • Tamaño del sello: 40,9 x 28,8 mm. (horizontal)
  • Efectos en pliego: 50
  • Valor postal de los sellos: 0,80 €
  • Tirada: 300.000
  • Dentado: 13 ¾

La serie Efemérides conmemora con esta emisión el III Centenario de la Biblioteca Nacional. En el sello se reproduce una parte del frontispicio del centro.

21120111

Más de 28 millones de documentos, entre los que figuran cerca de 3.000 incunables y 30.000 manuscritos, componen la institución cultural más antigua de España. Obras únicas como el Poema de Mío Cid (siglo XIII), el Beato de Fernando I y Doña Sancha (siglo XI), el Fuero Juzgo (siglo X) o la primera Gramática sobre la lengua castellana (siglo XV), de Antonio de Nebrija, son alguna de los joyas que guarda celosamente la Biblioteca Nacional.

La Biblioteca fue fundada por Felipe V, primer rey de la dinastía de los Borbones, a finales de 1711 y abrió sus puertas en 1712, en la sede situada en el pasadizo que unía el Real Alcázar con el Convento de la Encarnación. Nacía como Biblioteca Real y en los estatutos, redactados cuatro años más tarde, se nombraba al confesor del Rey, Juan Ferreras, bibliotecario mayor. En 1761 se redactó una nueva normativa que reconocía a los bibliotecarios como “criados de la Real Casa”, con los privilegios que suponían. Estos empleados debían tener formación teológica y jurídica, conocer el latín, griego, hebreo y árabe, así como historia, arqueología y otras ciencias.

En 1836, la Biblioteca Real dejó de ser una institución de la corona y pasó a llamarse Biblioteca Nacional, con dependencia del Gobierno. Veintidós años más tarde se creó el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y la institución se convirtió en la cabecera de la red bibliotecaria. Durante cerca de doscientos años, la Biblioteca cambió de sede en varias ocasiones, hasta que se construyó el edificio actual, obra del arquitecto Francisco Jareño. El 16 de marzo de 1896 se abría al público el nuevo centro situado en el madrileño Paseo de Recoletos, con 35 salas y un gran salón de lectura. Desde la aprobación del Reglamento de Depósito Legal, en 1957, la Biblioteca Nacional recoge todo tipo de documento que han hecho el depósito, ya sea material sonoro, audiovisual, mapas o folletos impresos. La magnitud de sus fondos, formados a lo largo de estos tres siglos, ha obligado a construir un nuevo edificio en Alcalá de Henares para dar cabida a todos ellos.

En la actualidad, la Biblioteca Nacional es una de las más importantes del mundo, está totalmente informatizada y en su idea está la de ser útil y eficaz para toda la sociedad.

Compártelo en tus redes