Enviar online

Envía documentos dende calquera dispositivo e dende calquera lugar coa mesma validez legal.

Burofax

Enviar documentos de forma urxente e segura

Carta

Envía unha carta dixital, ordinaria ou certificada

Tarxeta Postal

Enviar postais dixitais a través da Internet

PREPARAR ENVÍOS

Imprime as túas etiquetas e paga os teus envíos antes de ir á túa oficina de Correos

Paq 48

Entrega en 24/48 horas, segundo orixe destino

Carta Certificada

Garante a recepción mediante sinatura

Notificacións administrativas

Servizo indicado para comunicacións legais

PODEMOS AXUDARTE

Emisións

Emisión

CENTENARIOS IX Centenario del Cid Campeador

  • Data de emisión: 16/07/1999
  • Procedemento de Impresión: Huecograbado
  • Papel: Estucado, engomado, fosforescente
  • Tamaño do selo: 28,8 x 40,9 mm (vertical)
  • Efectos en prego: 50
  • Valor postal dos selos: 35 pesetas
  • Tiraxe: 1.000.000
  • Dentado: 13 3/4

La filatelia conmemora el IX Centenario de la muerte del Cid Campeador con la emisión de una serie dedicada al caballero castellano.

30719991

Rodrigo Díaz de Vivar, conocido por el apelativo de Cid Campeador, nació en Vivar (Burgos) hacia el año 1043. Es el héroe más famoso de la historia de España, cuya figura se mezcla entre la leyenda y la realidad. Estuvo al servicio del rey Sancho II de Castilla, quien al subir al trono le nombró alférez real. El 7 de octubre de 1072, el monarca fue asesinado durante el cerco de Zamora, lo que levantó sospechas entre sus súbditos. Antes de reconocer a su hermano Alfonso VI como rey, Rodrigo Díaz le exigió juramento, en la iglesia de Santa Gadea (Burgos), de no haber participado en la muerte de su hermano. Después de este hecho las relaciones con el rey comenzaron a deteriorarse y en 1081 fue desterrado. Dotado de una gran visión militar, el Cid ofreció sus servicios al conde de Barcelona y al rey musulmán de Zaragoza. En 1087 se reconcilió con el rey Alfonso VI, al que siempre consideró su señor. Los últimos años de su vida los dedico a la defensa de Valencia contra los almoravides, donde murió en 1099. Rodrigo Díaz de Vivar se casó con Jimena Díaz, hija del conde de Oviedo y sobrina del rey, con la que tuvo un hijo, Diego, que murió en el desastre de Consuegra a los 22 años, y dos hijas. La figura del Cid ha sido objeto de numerosos cantares, leyendas y piezas teatrales, entre las que destaca El Cantar de Mio Cid, primer documento que se conserva de la poesía épica española y en el que se relatan los hechos del caballero castellano con gran sobriedad. Está dividido en tres partes: el destierro, las bodas de sus hijas y la afrenta de Corpes. El sello de la emisión es un homenaje al Cid y a su tierra, obra del pintor Vela Zanetti (1913-1999).

Compárteo nas túas redes