ONLINE BIDALI

Bidali dokumentuak edozein gailuren bitartez, edonon zaudela, kasu guztietan legezko baliotasunarekin.

Burofaxa

Dokumentuak premiaz eta segurtasun osoz bidali

Eskutitza

Bidali eskutitz digitala, arrunta zein ziurtatua

Tarjeta Postal

Posta-txartel digitalak Internet bidez bidali

BIDALKETAK PRESTATU

Inprimatu etiketak eta ordaindu zure bidalketak Correos-en bulegora joan aurretik

PAQ 48

Entrega 24/48 orduren buruan, jatorriaren eta helmugaren arabera

Gutun ziurtatua

Egiaztatu jaso dela, sinadura bidez

Notificaciones Administrativas

Legezko jakinarazpenak egiteko zerbitzu aproposa

LAGUNDU AHAL DIZUGU

Zigilu-jaulkipenak

Jaulkipena

AVILÉS VILLA MILENARIA

  • Jaulkipen-data: 11/04/2003
  • Inprimatzeko prozedura: Huecograbado
  • Papera: Estucado, engomado, fosforescente
  • Zigiluaren tamaina: 40,9 x 28,8 mm.(horizontal)
  • Paper-orriaren zigilu-kopurua: 50 sellos
  • Zigiluen posta-balioa: 0,51 €
  • Tirada: Ilimitada
  • Horzduna: 13 3/4

40420031

Aparece un sello bajo la denominación de Avilés. Villa milenaria, con motivo de cumplirse este año los dos milenios de los orígenes pre-urbanos de esta población asturiana, según los historiadores. Recibió el nombre esta villa de un propietario romano ubicado en este territorio y se deriva del gentilicio Abilius, del que resultaría Abiliesse y posteriormente Abilles, designación utilizada con frecuencia en documentos correspondientes a los siglos XII y XIII. Ahora bien, la primera prueba escrita en que se alude con la enunciación de Abilles es en el testamento de Alfonso III el Magno, rey de Asturias y León e hijo de Ordoño I, documento datado en el año 905 y en la actualidad conservado en la catedral de Oviedo. Alrededor del año 1000, Avilés posee ya el reconocimiento de Villa Realenga gracias al privilegio otorgado por el rey Alfonso VI, como distinción de su importancia al ser puerto abastecedor del reino y una de las salidas al mar más destacadas. Años después, ya en 1155, el rey de León y Castilla, Alfonso VII el Emperador, ratificó el fuero concedido por su abuelo a la villa de Avilés, según menciona un título conservado en su Archivo Municipal. El sello de Avilés. Villa milenaria, aparece ilustrado con la imagen de las ventanas geminadas de la fachada del palacio de Valdecarzana, espléndido ejemplo de la arquitectura civil medieval asturiana. El palacio fue edificado entre finales del siglo XIV y principios del s. XV. Al parecer esta edificación fue lonja y vivienda de un próspero comerciante. A mediados del siglo XVII figura como patrimonio de los marqueses de Valdecarzana y ya en el siglo XVIII pertenece a la familia Ochoa. En la actualidad este singular edificio alberga el Archivo Histórico de Avilés.

Partekatu zure sareetan