ONLINE BIDALI

Bidali dokumentuak edozein gailuren bitartez, edonon zaudela, kasu guztietan legezko baliotasunarekin.

Burofaxa

Dokumentuak premiaz eta segurtasun osoz bidali

Eskutitza

Bidali eskutitz digitala, arrunta zein ziurtatua

Tarjeta Postal

Posta-txartel digitalak Internet bidez bidali

BIDALKETAK PRESTATU

Inprimatu etiketak eta ordaindu zure bidalketak Correos-en bulegora joan aurretik

PAQ 48

Entrega 24/48 orduren buruan, jatorriaren eta helmugaren arabera

Gutun ziurtatua

Egiaztatu jaso dela, sinadura bidez

Notificaciones Administrativas

Legezko jakinarazpenak egiteko zerbitzu aproposa

LAGUNDU AHAL DIZUGU

Zigilu-jaulkipenak

Jaulkipena

AÑO SANTO. Vera Cruz de Caravaca

  • Jaulkipen-data: 04/09/2003
  • Inprimatzeko prozedura: Huecograbado
  • Papera: Estucado, engomado, fosforescente
  • Zigiluaren tamaina: 28,8 x 40,9 mm. (verticales)
  • Paper-orriaren zigilu-kopurua: 50
  • Zigiluen posta-balioa: 0,76 €
  • Tirada: 1.200.000
  • Horzduna: 13 3/4

20920031

Con motivo de la celebración del Año Santo de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, se pone en circulación un sello conmemorativo que reproduce la talla venerada. La Cruz de Caravaca es un lignum crucis o trozo de madera del leño donde fue crucificado Cristo. Se conserva en un relicario con forma de cruz de doble brazo horizontal (de 7 y 10 cm) y uno vertical (de 17 cm) que es un símbolo cristiano representativo del mensaje de la persona y la acción de Cristo. La tradición cuenta que este lignum crucis fue el que usaba como pectoral el patriarca Roberto, primer obispo de la Ciudad Santa de Jerusalén tras ser conquistada a los musulmanes por la Primera Cruzada. Su llegada a Caravaca se rodea de misterio y leyenda, pero se sabe que primeramente fue custodiada por la Orden del Temple y tras su desaparición por la Orden de Caballeros de Santiago. Cuenta la leyenda que la reliquia apareció el 3 de mayo de 1232, cuando un grupo de cristianos se encontraba cautivo en el alcázar del rey moro Abu-Ceyt. Este se interesó por sus respectivos oficios y al contestar uno de ellos que era sacerdote el musulmán quiso presenciar el acto litúrgico de la misa. En la consagración el clérigo señaló que no podía seguir por no tener el símbolo de un crucifijo y todos observaron como dos ángeles lo depositaban en el altar. La aparición dio lugar a que el rey moro y toda su corte se bautizara. La fe en la reliquia y su fama de protectora y milagrosa ha convertido al Santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca en lugar de peregrinación religiosa. En 1981, y coincidiendo con el 750 aniversario de la aparición, el Papa Juan Pablo II le concedió un Año Santo o Jubilar. Tras las diversas peticiones realizadas por la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz, en febrero de 1998 el Vaticano comunicó oficialmente la concesión del año Jubileo In Perpetuum a partir de 2003. A partir de esta fecha y de igual manera que Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana, Caravaca de la Cruz podrá celebrar cada siete años su Año Jubilar.

Partekatu zure sareetan